¿Cuántas mascarillas cuesta tu campaña?

Updated: Apr 14

By Alberto Jaen, Founder & Creative Director @plus305


Quizá el momento lo pide, incluso nuestra misión lo avale, pero me atrevería a decir que el “Covid19 Briefing” ha acaparado la mayor parte de las conversaciones de Zoom estos días.

En esta competición a ver quién dice la palabra exacta o la frase más acertada, ganan siempre los que sus palabras están llenas de actos. Las marcas, fundaciones y ong’s, son las historias que las personas recuerdan al pensar en ellas. Las marcas deberían saber que no se trata de un tema de salud, sino de un tema de negocio. Cómo afrontas y actúas en momentos de crisis, puede definir tu negocio por décadas. Las palabras por sí mismas ya no conquistan ni seducen a nuestro público.

A falta de productos y servicios que ofrecer, hemos recurrido a una técnica que debería ser la habitual, pensar en el ciudadano. Pero no se trata cuánto piensas en él, sino en que no te equivoques de dirección al pensar. Ya no vale con anunciar de manera más o menos afortunado, más o menos creativa, sino que se trata de intentar conquistar un corazón abrumado de información, con miedo, vulnerable y ante un futuro impredecible. La tentación de hablar a una audiencia cautiva que duplica la exposición a los medios estos días es enorme, buscar la oportunidad de humanizarse, de apuntarse a esa sensación de ser héroes por unos días.



Pero una pregunta surge de manera casi espontánea, ¿debemos permitirlo, debemos dejar que utilicen el marketing para vender sus buenas intenciones en una época tan terrible y dramática como la que estamos viviendo? La respuesta es sí, pero apoyado en acciones.

Parece mentira que en el año 2020 sigamos viendo campañas de marketing llenas de intención y vacías de acción. Este momento es tan bueno como cualquier otro para arrimar el hombro, para generar un impacto positivo en la sociedad, en la comunidad. Pero conscientemente, con humildad y con una visión de largo plazo.

Los propósitos de marca de los que hablan algunos no se definen con una página o un anuncio de TV. Se definen con actos, con actitud, con carácter, con personalidad, con valores y con una visión que nos hace actuar cada día de una manera determinada. No solo en cuarentena, sino todo el año. Porque cuando todo esto acabe y la cortina de humo desaparezca, quedarán actos en nuestra memoria, pero no las palabras.

A las personas no les importa tu marca, les importa cómo les haces sentir. Y en estos momentos la sociedad toma en serio a los que van en serio. Porque nadie os pide ser perfectos para comunicar responsabilidad social. Piden no comunicar hasta que hagas algo bueno, no imites, no pretendas lo que no eres, porque ya saben que no lo eres. Las grandes marcas no nacen, se hacen. Las marcas sabias no solo saben hacer las cosas bien, sino saben qué cosas tienen que hacer bien. Y ahora vamos a ver muchas marcas sabias y otras que se pierden en el miedo a la crisis. Porque las grandes historias pertenecen a aquellos que pueden contarlas.

Donde termina la decepción del ciudadano, surgen los marcas líderes.


Alberto Jaen, Founder & Creative Director @plus305

0 views

© 2019 by plus305 Inc.

Follow us!

  • Twitter
  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon